El primer mapeo/diagnóstico fue comisionado al sociólogo Rodrigo Bustamante. Realizado desde una perspectiva sociológico-antrópológica, este diagnóstico es un acercamiento formal para la comprensión del contexto y las relaciones sociales que se tejen en torno a la vida comunitaria y productiva de la colonia, con el fin de ubicar posibles alianzas y enclaves para proyectos de co-participación, repertorio de saberes e intereses, así como analizar las dimensiones socio-culturales, humanas, productivas y materiales del área delimitada.

Síntesis del mapeo/diagnóstico

Este primer ejercicio coordinado por Rodrigo Bustamante y Victor Campos fue realizado como un primer acercamiento formal para la comprensión del contexto y las relaciones sociales que se tejen en torno a la vida comunitaria y productiva de la colonia, con el fin de ubicar posibles alianzas, enclaves para proyectos de co-participación, repertorio de saberes e intereses, así como detectar las características socio-culturales, humanas, productivas y materiales de la zona.

Como metodología de investigación se realizaron acercamientos a diferentes niveles. En un principio se hizo una revisión bibliográfica de los artículos y noticias publicadas sobre la colonia. A partir de ello se planearon recorridos con una guía de observación dirigida a identificar espacios de encuentro y puntos relevantes en la vida social y productiva de la colonia, así como profundizar en las dinámicas cotidianas y de organización. Tras realizar los recorridos se diseñaron entrevistas semiestructuradas para transeúntes, personas encargadas de locales comerciales y actores relevantes de la colonia. Paralelamente, se realizó una revisión estadística por Área Geoestadística Básica (AGEBS) desagregando los datos del cuadrante por manzana. Con este panorama se generaron algunas observaciones que fueron corroboradas a través de nuevas entrevistas sobre temas puntuales y revisión bibliográfica específica para encontrar los elementos constitutivos de las dimensiones analíticas. Toda la información recopilada se organizó en cuatro dimensiones analíticas: 1) Socio-cultural, 2) Humana, 3) Productiva/económica y 4) Material/infraestructura.

Dimensión socio-cultural.

A grandes rasgos se detectan tres principales elementos que construyen las identidades de la colonia:

a) La tensión entre las familias y personas que han vivido en la colonia durante varias generaciones y que tienen el interés por preservar el patrimonio y tradiciones, con aquellos nuevos habitantes que han inmigrado por diversas causas y que modifican el espacio y las dinámicas diariamente.

b) Espacios de encuentro de mucha tradición, en los cuáles confluyen habitantes de la colonia y personas de otros lugares de la ciudad. Entre ellos se cuentan la alameda de Santa María, los espacios educativos y varios restaurantes.

c) La emergencia de nuevos actores sociales, la mayoría grupos conformados por jóvenes y con identidades muy diversas.

En el cuadrante de estudio el 12.6% de la población, es decir 1120 personas de las 8897 que habitan en el polígono, tienen 60 años o más, el 56.5% tienen entre 25 y 60 años y cerca del 20% es menor de años. Esto habla de una población que en su mayoría está en edad productiva, pero que, siguiendo las tendencias demográficas en la Ciudad de México, cada vez se avejenta más.

Es notable la presencia de organizaciones que se dedican al tema de la vivienda. Operan a la sombra de organizaciones corporativistas de gran fuerza dentro del Distrito Federal, parten de detectar predios en riesgo, para luego gestionar con el gobierno delegacional y con la SEDUVI (Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda) un permiso incautación con el cual pueden presionar a los ocupantes para que cedan sus derechos sobre el terreno y se construyan nuevas viviendas, que se son repartidas generalmente con prácticas clientelares. Esta táctica resulta muy eficaz para ganar apoyo popular en la colonia, sin embargo fomenta otras dinámicas sociales como la dependencia y el paternalismo y genera rupturas en el tejido social de la colonia.

En cuanto a los nuevos habitantes se pueden observar dos perfiles, por un lado aquellos que llegaron a la colonia por ser un punto cercano a centros económicos de relevancia en la ciudad como avenida Reforma, Polanco o el centro y que cuentan con un nivel socioeconómico medio o alto, y por el otro lado están personas de nivel socioeconómico bajo que se mudan a unidades habitacionales de interés social y migrantes de otros estados que llega a vivir a vecindades o casas en malas condiciones.

A pesar de estas diferencias de origen una preocupación compartida es la seguridad, sin embargo, se tiene la percepción de que es a causa de las personas que viven en las unidades habitacionales o vecindades que han llegado o se han acentuado los problemas de seguridad y descuido de la vía pública. Esto lo podemos relacionar con dos momentos catalizadores de la historia moderna de la colonia. Tras el sismo de 1985 muchas personas fueron desalojadas de sus viviendas y reubicadas en la Santa María y sus alrededores, ya fuera en vecindades o en departamentos construidos donde antes existió un vivienda antigua. El otro momento fue la grave crisis de seguridad vivida a mediados de los años 90, relacionada con la expansión de la Ciudad de México y el descuido que se le dio al primer cuadro de la ciudad y sus alrededores, durante la cual se incrementaron mucho los robos a personas y autos. Incluso a la colonia se le puso el mote de “Santa María la Ratera”. Actualmente se identifica la existencia de algunas pandillas en la zona, principalmente en la cercanía del Circuito Interior y en el área comprendida entre las calles de Dr. Enrique González Martínez e Insurgentes Norte de Manuel Carpio a Jesús García ambas fuera del cuadrante.

Si bien hay varios espacios donde confluyen distintas colectividades, es la alameda el principal espacio de encuentro y un punto nodal de la vida de los vecinos. En el centro de la misma se encuentra el quiosco morisco rodeado por jardineras con barandales y nuevas bancas que se han habilitado a partir de la última remodelación. En este espacio se observan dinámicas muy diversas dependiendo la hora y el día en que se visite, durante las mañanas es común encontrar personas ejercitándose y a medio día un buen número de adultos mayores, la presencia de personas con animales de compañía resulta constante. También encontramos a jóvenes que realizan skate y grupos que practican deportes de forma regular y organizada. Es por esta importancia que también se vuelve un espacio con problemas y conflictos entre grupo, ya que existe una constante demanda para ocupar el espacio para realizar todo tipo de eventos culturales, ferias comerciales, eventos deportivos y campañas de tinte político.

sintesisB588

La vida alrededor de los perros de compañía se ha convertido en una práctica identitaria de la colonia, y resulta evidente que las personas crean lazos de convivencia a través de ellos. Hay un gran número de veterinarias en las inmediaciones de la alameda, así mismo los fines de semana se reúne un comité que se dedica a tratar temas de seguridad e higiene relacionados con los animales domésticos, sin embargo no se ha logrado encontrar una solución cabal a estos problemas y a todas las demandas que se hacen para mantener limpio el espacio.

Otros puntos de encuentro, que han emergido junto con diferentes grupos identitarios son las estéticas y peluquerías.

Entre los actores emergentes se pueden observar tres perfiles principalmente: grupos que impulsan actividades de sustentabilidad ambiental, actividades físicas y otros personajes enfocados en fomentar actividades artísticas, culturales y de recuperación de espacios. Un interés de los colonos ha sido recuperar el espacio público para actividades recreativas y deportivas. Además de los espacios formales como gimnasios y la casa de la cultura, encontramos grupos de boxeo, grupos (mayoritariamente de mujeres) que realizan danza aeróbica (zumba) y rodadas en bicicleta esporádicas que tienen como punto de encuentro el quiosco morisco. En ese sentido, llama la atención las transformaciones promovidas por el gobierno delegacional para adecuar instalaciones deportivas sobre el Eje 1, ya que se puede ver una apropiación paulatina de los espacios impulsados por la organización comunitaria.

Es importante recalcar que en la colonia hay una falta de áreas verdes en las cuales las personas puedan tener un contacto directo con la naturaleza. Pareciera que el desarrollo urbano se ha ocupado de crear una barrera entre las personas y las áreas verdes como se puede observar en las jardineras construidas a partir de la última remodelación de la alameda.

Dimensión humana

A pesar de que en la colonia existen planteles educativos que cubren desde pre-escolar hasta nivel licenciatura, algunos vecinos tienen la percepción de que en la Santa María la oferta educativa no es suficiente para darle atención a la población juvenil en edad escolar, y tampoco que el método pedagógico que se utiliza vincule a los estudiantes con los problemas de su comunidad. No es el mismo caso que la población infantil, ya que hay varias escuelas de nivel primaria y secundaria. Esta tendencia se refleja en los niveles de incorporación a la educación formal.

En el ámbito religioso, dentro del cuadrante se ubicaron cinco centros de congregación. Entre ellos se encuentran La Parroquia del Espíritu Santo, construida en 1904, ubicada junto al templo de la Virgen del Consuelo en donde se reúne un grupo de alcohólicos anónimos y otro de mujeres que organizan actividades de índole religioso y una pequeña iglesia sobre la calle de Dr. Atl. También existe una Iglesia de Jesucristo de los Últimos Días, de filiación mormona, y una congregación cristiana que se reúne en lo que antes era un local comercial.

Se detectaron también instituciones dedicadas a trabajar con personas con limitaciones mentales patológicas u otras discapacidades que impliquen una limitación para el desempeño de las tareas cotidianas de las personas, entre las instituciones se encuentran dos escuelas para niños con requerimientos especiales y otra que da atención a personas con limitaciones visuales. En el cuadrante se contabilizan 688 personas que viven con alguna limitación o dificultad para el desempeño y/o realización de tareas en la vida cotidiana, es decir el 7.73% del total de habitantes.

Dimensión productiva

Santa María tiene una gran variedad de actividades económicas, que van desde oficinas de servicios profesionales hasta pequeñas tiendas de autoservicio de barrio, pasando por vendedores ambulantes, bodegas, talleres mecánicos, puestos de comida, entre una gran variedad de establecimientos. La Santa María es un punto en la Ciudad de México que se ha caracterizado por la confluencia de personas de distintos sectores socioeconómicos, que encuentran en la colonia un buen punto para vender sus productos y hacer negocios.

A la par de los negocios establecidos, se desarrolla una red de comercio informal bajo dos perfiles, el primero personas que vienen de otros lugares de la Ciudad de México y estados cercanos a vender su mercancía, por lo general verdura, queso entre otros alimentos y ocasionalmente muebles de madera o artículos de limpieza; y otro grupo de personas que viven en la colonia (algunos nacidos en otros estados del país) y que sus puestos están en las entradas de los edificios e incluso algunos departamentos de la planta baja con salida a la calle que son adaptados como tiendas. Entre sus mercancías están verduras, abarrotes en general, ropa y bisutería.

Un aspecto central en la vida productiva de la Santa María, es la diversidad de oficios que persisten en la colonia. En la mayoría de los casos, la transmisión de los oficios se da en un marco de educación informal, en el cuál la persona con mayor experiencia enseña a los demás al mismo tiempo que ejerce el oficio. Entre los oficios más extendidos en el cuadrante de estudio se encuentran el de mecánica automotriz, sastrería, herrería y estéticas/peluquería.

En lo que refiere a las condiciones de ocupación, el 48% de la población del cuadrante de estudio es decir 4,281, es población económicamente activa (personas de 12 años y más que trabajaron; tenían trabajo pero no trabajaron o buscaron trabajo en la semana de referencia), de las cuales 203 reportaron estar desocupadas (no tenían trabajo en la última semana pero sí buscaron), esto es el 4.74%.

De acuerdo a las características del empleo, el 80.5% de la población de la Santa María se dedica a actividades del tercer sector como son las comerciales y el ofrecimiento de servicios, mientras el 16.75% a aquellas propias al segundo sector, como las industriales, dejando solo un 2.75% para el primer sector que son actividades profesionales. De la población ocupada el 75% es obrero u peón, mientras que casi el 19% trabaja por su cuenta.

Por su trabajo, el 54% recibe menos de 3 salarios mínimos (SM) mensuales, aproximadamente $4,850 pesos mensuales, mientras el 23.4% percibe más de 5 (SM).

sintesis588

 

Dimensión material

La colonia Santa María se diseñó bajo el nuevo concepto urbanístico de los fraccionamientos y con la intención de crear espacios monumentales. Esta tendencia de finales del siglo XIX, se ve reflejada en las múltiples casonas antiguas que aún sobreviven en la colonia. Con el paso del tiempo los predios originales se fueron dividiendo, pasando de los grandes portones a pequeñas entradas y pasillos laberínticos: donde antes había una casona, ahora se subdivide en dos o más terrenos.

Sin duda el tema de la vivienda es clave para poder entender la dinámica social en la colonia, ya que existe una gran presión inmobiliaria. Si bien hay muchas casas antiguas, la gran mayoría de ellas se encuentran catalogadas como inmuebles patrimoniales, por lo que los propietarios tienen prohibido hacerles modificaciones sustanciales (de acuerdo a cómo se haya catalogado es el nivel de las restricciones), pero resulta muy costoso darles mantenimiento respetando la vivienda original, de esto resulta que haya casas antiguas en muy malas condiciones e incluso algunas abandonadas o al menos eso aparentan (ya que la fachada se ve clausurada, pero adentro sí hay personas habitando). Un resultado tangencial de este fenómeno es que se mantengan fachadas, pero la estructura del edificio sea moderna.

sintesisC588

En otro aspecto de dimensión material, se puede observar algunas deficiencias en los servicios urbanos que afectan a los vecinos y generan la percepción de ser una colonia descuidada e insegura: banquetas en mal estado, baches, carencia de infraestructura para personas con limitaciones visuales, insuficiencia de alumbrado, desperdicios y heces en la via pública.

Otro factor importante para la Santa María es su posición estratégica en la movilidad de la Ciudad de México. A tres cuadras del cuadrante se encuentra el cruce de las avenidas Insurgentes y Eje 1 Norte José Antonio Álzate, ahí confluyen las líneas de Metrobus 1 (Caminero-Indios Verdes), 3 (Buenavista- Tenayuca) y 4 (Buenavista-Aeropuerto); la estación del metro Buenavista de la línea B (Buenavista-Ciudad Azteca) y la estación del tren suburbano Buenavista-Cuautitlán, que moviliza a usuarios de la zona metropolitana al centro de la ciudad; además de los camiones que recorren el eje 1. Muchas personas transitan por este punto, y aunque no es propiamente un elemento del cuadrante, si facilita la movilidad de las personas, así como la venta de productos y servicios influyendo en la conformación de las dinámicas al interior de la colonia.

La colonia Santa María la Ribera no ha tenido el debido mantenimiento y renovación de su infraestructura, esto aunado a la falta de previsión por parte de las autoridades para mejorar los planes de construcción y vivienda de la colonia, hace que algunos investigadores hayan previsto una continua decadencia. Sin embargo, se puede observar que las actividades culturales, tradiciones y unión vecinal mantienen vivo el sentimiento de barrio y una percepción positiva de pertenencia; gracias al impulso de actividades culturales por parte del gobierno local y personas preocupadas por mejorar la calidad de vida de los colonos, podemos ser testigos de una colonia que se resiste a ser arrancada de sus raíces.

Primer mapeo/ Diagnóstico socio-cultural y humano. Versión completa. PDF