Para la segunda plática del Programa de asesorías para el manejo de negocios de comida preparada, Jorge Lestrade y Rogelio Vázquez conversaron con los asistentes continuos del programa sobre la importancia del diseño de imagen de un negocio y sobre las posibilidades que el contexto ofrece para apropiar una identidad que sea clara dentro de su propio medio.

Como punto de partida, Lestrade platicó del proyecto de Enrique Olvera y el restaurante Pujol, como estudio de caso que ayudó a observar la forma en que el aprovechamiento de lo que sucede en el propio contexto ayuda a trazar un rumbo de identidad; como complemento, Rogelio Vázquez apuntó que el diseño de imagen -identidad gráfica, coherencia en el uso de espacio y decoración- tiene un rol vital para afianzar y comunicar la claridad de una propuesta.

Lestrade impulsó el planteamiento de que los locatarios reconocieran la tensión que existe entre los propios intereses y los que el propio contexto exige para poder llegar a una síntesis que sirviera como punto de inicio para un modelo de negocios exitoso. Asimismo, Vázquez proyectó ejemplos de otros restaurantes de diversos tipos, al tiempo que coordinó un análisis colectivo que evidenciaba la coherencia entre propuesta y proyección visual destacando la importancia que tiene lo visual en la claridad de la comunicación y la correcta comunicación del gusto particular del locatario sobre nociones de buen o mal gusto preestablecidas.