Este taller impartido a niños de 10 y 12 años provenientes de varias primarias públicas del vecindario, partió de un modelo pedagógico-vivencial, diseñado e implementado por la cineasta tijuanense Itzel Martínez. Consistente en la enseñanza del lenguaje audiovisual, como medio para inocular nuevas prácticas y saberes en los niños participantes, mediante la estimulación de la fantasía, la imaginación y la expansión de los límites de lo cotidiano. Con el objetivo de contribuir a revertir el consumo pasivo de medios digitales por parte de los niños, a través de la construcción de comunidades infantiles de prosumidores audiovisuales críticos, así como para abrir nuevos canales de diálogo y entendimiento generacional entre padres e hijos.

Durante la primera mitad del taller los participantes realizaron actividades lúdicas para la observación atenta del entorno: recolectaron y resignificaron objetos cotidianos, exploraron las posibilidades interpretativas y narrativas de todos sus sentidos y plantearon personajes y tramas insertos en universos imaginarios consensuados de manera colectiva.

A partir de guiones escritos por los propios participantes, durante las últimas sesiones del taller se desarrolló el proceso de realización de dos cortos animados. Los alumnos colaboraron en el movimiento de escenarios y personajes, tomaron las fotografías que dieron forma a las secuencias y de manera paralela realizaron otras animaciones improvisadas con sus celulares.

En este taller Itzel Martínez colaboró con Ketzali Arreola para la implementación de las actividades lúdicas y con la ilustradora Liz Meville, encargada de coordinar la realización de los personajes y escenarios.

En enero se presentará el resultado final del taller, a los participantes y sus familias.