Por iniciativa de Perla Espínola, integrante del colectivo “Libros contra la violencia” – proyecto dedicado a activar el espacio público como emplazamiento para la lectura grupal– se reunieron representantes de tres propuestas barriales del mismo perfil con vecinos interesados en conversar acerca de la función social que cumple la lectura colectiva al interior de un barrio.

En una primera intervención cada uno de los invitados habló brevemente de las acciones específicas que realizan para promover la lectura en la colonia Santa María la Ribera. María Teresa Ferriz –vecina bibliotecóloga especialista en el fomento a la lectura infantil– platicó sobre las experiencias que ha tenido a partir de que colocara un buzón para compartir libros frente a su casa, y en la realización de lecturas en voz alta para los niños de su calle. Por su parte, Bernardo Plascencia, propietario de la Liberia Bodet, habló de los círculos de lectura para niños y adultos que se desarrollan en su espacio; mientras que Marta Garrido y Perla Espínola de Libros contra la violencia conversaron acerca de la red de mini-bibliotecas que mantienen en pequeños negocios del barrio y de su experiencia en la realización de círculos de lectura con niñas de secundaria del barrio.

Tras la presentación de cada proyecto invitado, los vecinos que acudieron al encuentro externaron sus opiniones en tanto participantes asiduos a éstas y otras iniciativas de la misma índole que se desarrollan en el barrio. En general se compartieron experiencias personales que en conjunto sirvieron para ejemplificar cómo las dinámicas colectivas de lectura tienen una trascendencia social más allá de servir para compartir la comprensión de lo leído; pues se trata de prácticas que permiten crear nexos interpersonales, empleando la lectura como detonador para el intercambio de ideas sobre los intereses comunes de los lectores participantes. Lo cual, en casos específicos, puede derivar en el desarrollo conjunto de soluciones creativas para problemáticas compartidas.

Para dar continuidad a este encuentro y respondiendo al interés de los participantes, se acordó la realización de un círculo de lectura en Casa Gallina coordinado por Libros contra la violencia, que tenga como eje, reflexionar en torno a la empatía entre vecinos.