El proyecto llevado a cabo por C.Cubica Arquitectos para rehabilitar la casa ubicada en la calle de Sabino 190, en el corazón de la colonia Santa María la Ribera, consistió en un acercamiento sensible y respetuoso a la construcción preexistente. Detrás de una fachada de apenas once metros, yace una construcción lineal con más de cuarenta y cinco metros de fondo. La casa ha sido testigo de la transformación de la ciudad, teniendo de manera consecutiva diferentes intervenciones en el tiempo, hechas para albergar una mayor cantidad de usuarios. Por ello, su trazo y sus espacios, crecieron de manera compleja y cerrada.

Siendo la interacción comunitaria el eje rector del proyecto Casa Gallina, lo pertinente era cambiar los espacios, abriéndolos y permitiendo así incluir un programa arquitectónico entrelazado, dinámico y con circulaciones sencillas. De esta manera, la casa se transforma de un espacio privado y cerrado al exterior, en un complejo público, que invita a los vecinos y se vuelve protagonista de la vida comunitaria. Tratando de respetar al máximo las preexistencias, sólo se demolieron los muros y vanos necesarios para lograr espacios multiusos de mayor amplitud. A través de estudiar la planta y las necesidades del usuario, se logró una armonía entre el programa arquitectónico y los espacios precedentes. Al intervenir la Casa Gallina, la transformación del espacio pretende permear a la comunidad teniendo un impacto positivo en los modos y las dinámicas en que sus miembros interactúan.

Proceso

Febrero

Se continuó el proceso de limpieza de muros y de estructuras adicionadas al edificio original, iniciado en diciembre; así como el ajuste de los planos ejecutivos. Se comenzó el proceso de ampliación de vanos al interior de la casa, además del aligeramiento de las plastas en las azoteas, y la restauración de los declives y las canalizaciones existentes.

Marzo

Después de un intenso proceso de ajustes en los tránsitos y conectores internos del espacio, se inició el reforzamiento estructural de la casa, así como el rescate de los ventanales de hierro y de pisos de mosaicos tradicionales. Asimismo se comenzó el proceso de renovación de la plomería y la electricidad, y la demolición del edificio adicionado al fondo, con el fin de recuperar el jardín existente, mismo que dará espacio a la huerta urbana de Casa Gallina.

Julio

En el mes de julio se finalizó la remodelación del espacio de Casa Gallina, tanto de las áreas habilitadas como residencia para los artistas comisionados, como el espacio de trabajo y de intercambio comunitario. Tal y cómo se había considerado de inicio, los trabajos de remodelación mantuvieron la estructura original de la construcción; los pisos, herrajes, colores y acabados históricos de la casa, así como la fluidez entre interiores y exteriores.

El proyecto respalda la idea de la casa como un espacio de convivencia, no aspiracional, no anclado en el estilismo ni en el consumo; con un foco en el placer de estar y de compartir; en un entorno habitacional abierto al intercambio y a la naturaleza. Así, la atmósfera de la casa invita a revalorizar nuestras inercias cotidianas y cuestionar nuestros hábitos de relación y consumo.