Con la finalidad de adecuar espacios colectivos para la siembra de alimentos, esta actividad convoca a vecinos que quieren facilitar el acceso a espacios públicos y vecinales a miembros del barrio que por diversas circunstancias no cuentan con las condiciones necesarias para impulsar huertos urbanos en sus domicilios. La actividad es coordinada y facilitada por Armando Volterrani, técnico en agricultura urbana, quien apoya a los vecinos en la organización y en las dinámicas para el cultivo. Para el primer ciclo se usan los espacios de 3 vecinos y colaboran otros miembros que participan del cuidado del cultivo. La primer sesión es de planeación y en ésta se definen los mobiliarios, las técnicas y los alimentos a ser sembrados así como el calendario de trabajo a ejecutarse en las posteriores sesiones.  El primer espacio para adecuación de siembra fue el del locatario de la panadería El Reloj con quien se acuerda la siembra de hierbas finas que apoyen a la producción de ingredientes para su panadería. A éste, sigue la azotea de la vecina Lupita, y el huerto de la vecina Taydé. Las obligaciones y derechos para el uso y el cuidado del huerto se conversan colectivamente, para que, llegado el momento de la cosecha, la producción se comparta entre quienes cuidan e impulsan los huertos.