El Taller de artes y oficios electrónicos fue una plataforma de aprendizaje colaborativo y de intercambio de saberes, diseñada por la artista multimedia Constanza Piña, la cual consistió en el montaje de un taller temporal para el aprendizaje de prácticas electrónicas, integrando manualidades, artesanías y oficios locales. El material obtenido para llevar a cabo este taller fue recabado previamente a partir de donaciones de desechos electrónicos hechas por los vecinos.

El taller se llevó a cabo en la accesoria de Casa Gallina, lo cual permitió que muchos de los asistentes se incorporaran de manera espontánea al pasar por la banqueta contigua. Durante las sesiones Constanza Piña buscó fomentar una reflexión activa sobre la obsolescencia programada, desde la enseñanza de prácticas de reciclaje y de manipulación de los aparatos electrónicos recolectados en el vecindario.