Este taller de huerta urbana impartido por el horticultor Mauricio Badillo, tiene como objetivo que los participantes profundicen, diversifiquen y problematicen algunos de los saberes técnicos y teóricos involucrados en la agricultura urbana, por ello fueron convocados vecinos con experiencia en el tema, que ya han participado en otros talleres  medioambientales –tanto en Casa Gallina como en otros espacios– y que han puesto en práctica lo aprendido implementado sus propios huertos caseros.

El plan de trabajo contempla sesiones con especialistas invitados para abordar distintos tópicos, como la elaboración de fertilizantes y  abonos ecológicos, la utilización de sistemas hidropónicos, así como la revalorización de especies de hortalizas subutilizadas y el fomento de la diversidad biológica en las huertas urbanas.

También se realizan salidas grupales a puntos de distribución y de producción de insumos y visitas a los huertos de los participantes que servirán para  generar situaciones propicias para el intercambio de saberes, dudas y experiencias en torno a la agricultura urbana. Además, de manera conjunta construirán composteros con el objetivo a largo plazo,  de producir sustrato suficiente para nutrir mediante gestos de intercambio, la creciente red de huertos domésticos en el barrio.

Tras cuatro meses de trabajo concluyó este taller en el que los vecinos participantes implementaron de manera efectiva una milpa en el huerto de Casa Gallina, que servirá para que nuevos grupos de vecinos se involucren y conozcan su funcionamiento.

Las actividades desarrolladas en este taller implicaron el desarrollo de nuevas habilidades técnicas y saberes para entender la naturaleza colaborativa que hay detrás de la agricultura urbana. Además, ocurrieron conversaciones en torno al potencial que tienen los huertos en la ciudad como reguladores medioambientales, herramientas para la integración comunitaria y motivo para el desarrollo de economías locales basadas en la solidaridad y la colaboración.

En consecuencia los vecinos participantes comenzaron a organizarse para formar una cooperativa vecinal de producción e intercambio de insumos y hortalizas derivados de sus huertos caseros.