Para la cuarta sesión de Cocina abierta se realizó un vínculo directo con la plataforma de la Huerta urbana de Casa Gallina. En esta ocasión, se reunió un grupo de cocineras que han tenido una asistencia regular a los talleres, lo que dio pié a generar un diálogo sobre los propósitos de esta plataforma, como son: la promoción de un modelo alimenticio sustentable, saludable y económico, la convivialidad que generan las dinámicas en la cocina y el efecto exponencial que implica poner en práctica estos saberes, tanto en sus negocios, como en sus casas.

Por segunda ocasión contamos con la participación del chef Álvaro Ramos, quien diseñó un menú completo de temporada de cuaresma, acorde con las fechas en que se llevó a cabo y planeado a partir del interés de la cocineras por conocer alternativas para preparar platillos sin carne roja. Previo al taller de cocina, se realizó un recorrido por la Huerta urbana de la casa, a manera de invitación para participar en los próximos talleres de esta plataforma. En dicho recorrido, Mauricio Badillo habló de la horticultura a pequeña escala en un contexto urbano, así como de los beneficios económicos, nutricionales y anímicos que conlleva la labor en el huerto. Las participantes cosecharon algunos ingredientes como kale, lechugas, rábanos, tréboles, jazmín, entre otras especies que se utilizaron en la preparación de los platillos del taller.

Como un complemento a la sesión se realizó el tercer cuadernillo de cocina con las recetas del menú de cuaresma, una introducción a las huertas urbanas y un texto acerca de las hortalizas acompañado de un listado de cualidades de las plantas que se cosecharon en esta sesión. Además se distribuyó entre las participantes, una copia del documental Jiro dreams of sushi, que habla sobre la trascendencia de la actividad culinaria a partir de la vida de un cocinero japonés.