En la novena sesión de Cocina abierta se revisaron las cualidades del frijol; un alimento de gran riqueza culinaria, de mucho arraigo en México y que resulta de primera necesidad para una sana nutrición. El taller estuvo a cargo de Ailyn Sánchez, especialista en cocina quien se ha dedicado al estilismo de alimentos, así como al desarrollo de recetas para diversas marcas.

Confirmando la importancia del frijol en la cocina mexicana, la sesión consistió en la preparación de platillos con diversos tipos de frijoles, con el objetivo de mostrar la versatilidad de este alimento sumamente económico y nutritivo. Las cocineras participantes prepararon Arroz Congrí (frijol negro con arroz), Sopa Minestrone (alubias con verduras) y un Hummus a base de frijol peruano.

Previo al trabajo práctico, Ailyn Sánchez ofreció una presentación sobre su experiencia en el ámbito del estilismo de alimentos, y compartió aspectos prácticos para la presentación estética de un platillo.

Durante la preparación de las recetas, la invitada ofreció consejos útiles en el empleo del frijol dentro de la cocina. Las participantes conversaron entre sí, sobre recetas, usos y manejo de esta leguminosa, caracterizada por ser parte esencial de los menús en sus negocios.

Además de las recetas y sus modos de preparación, en esta ocasión el cuadernillo de trabajo, incluyó un texto que aborda el tema del frijol, desde los grandes beneficios para la salud como parte de una dieta balanceada y consejos para aumentar su valor nutricional, hasta un breve recuento de sus usos, así como las ventajas de combinarlo con otras legumbres.