Iniciado en 1992, inSite es el proyecto continental de mayor trayectoria en el campo del arte público. Y para la escena mexicana, para los artistas y sus instituciones, federales y fronterizas, inSite —por su inicial naturaleza binacional, entre México y Estados Unidos—, ha fungido por años como el evento de arte comisionado más importante de nuestro país. Su programa ha tenido por esencia comisionar nuevos proyectos a artistas locales e internacionales a fin de producir piezas, contextualizadas específicamente, atendiendo al perfil curatorial de cada una de sus ediciones. Además, con el mérito histórico de haber localizado la frontera entre México y Estados Unidos como un topos peculiar de los finales del s. XX.

Sedimentándose como una sólida tradición, inSite tuvo, a partir de sus inicios en 1992, un liderazgo importante en la definición de las prácticas artísticas de las últimas dos décadas, y que fueron ganando un vínculo contextual, lejos del cubo blanco y de las prácticas museológicas predominantes. inSite fue pionero en trazar el camino de la instalación al arte in situ, y del dominio público al arte de co-participación, situacional y de proceso.

La historia de inSite confirma además el devenir exitoso de más de dos generaciones de artistas internacionales. Artistas como David Lamelas, Mark Dion, Alfredo Jaar, Francis Alÿs, Andrea Fraser, Kristof Wodizco, Allora y Calzadilla, Javier Téllez, Mark Bradford, Aernout Mik, entre otros muchos; han considerado su participación en inSite como un hito introspectivo, importante para su obra y en sus carreras.

En el caso de los artistas mexicanos, atesora varias de las etapas y obras cimeras de dichos artistas: de Helen Escobedo a Felipe Ehrenberg; de Betsabée Romero a Eduardo Abaroa, de Francis Alÿs a Carlos Amorales. Cada edición de inSite marca una etapa del desarrollo artístico y curatorial del arte mexicano. En 1992 se centró en la instalación, en 1994 las piezas fueron en torno al concepto de sitio específico, en 1997 en torno al espacio público, en 2000-2001 el foco fue sobre procesos de prácticas culturales y en 2005 las piezas fueron enfocadas sobre las nociones de lo público situacional y la co-participación con comunidades específicas. De esta forma, cada edición de inSite ha planteado retos y conceptos en torno a los cuales problematizar y producir obras de arte. Sin embargo, y aunque cada edición tuviera su propio eje curatorial, inSite mantuvo en todas ellas, como uno de sus objetivos centrales producir obras relevantes, promover la investigación artística y activar el espacio urbano a través de experiencias grupales trascendentes.

A lo largo de estos veinte años inSite ha funcionado con una estructura colaborativa entre instituciones públicas y privadas sin fines de lucro. La flexibilidad de responder a los intereses cambiantes de artistas e instituciones, para probar nuevas estructuras de colaboración y formas de presentación de trabajo innovador han sido fundamentales en el desarrollo de inSite. En este proceso se han producido más de 150 proyectos de artistas nacionales e internacionales, lo que ha generado una vinculación y retroalimentación del arte mexicano en su proyección internacional.