Más que aceptarla como un desbordado paisaje entrópico, o como un signo de la sobreaceleración y del caótico dominio del capital en la contemporaneidad, la ciudad deberá ser entendida como una negociación permanente, de contratos sociales, de intercambios grupales y de roces intersubjetivos. Y esta negociación, en tanto modelo de vida, está pautada también por las organizaciones espaciales, por aquellos ordenamientos y trazos urbanos que soportan las experiencias cívicas de la urbanidad. Así, la ciudad en tanto red fluctuante, en devenir y en resistencia, podría decidir sobre sus accesos de convivencia y su potencial para articular alianzas políticas; cuyas dinámicas constituyen día a día lo que aceptamos como dominio público.

Este blog busca reunir fragmentos de textos críticos, históricos y actuales que replanteen a la ciudad como un espacio ¿utópico?, a redefinir desde la compleja emergencia de los sujetos urbanos. Algunos proponen recuperar el espacio público y sus áreas comunes como zonas de convivencia que permitan fortalecer y potenciar las redes de interrelación, otros pretenden priorizar la habitabilidad así como el tránsito peatonal frente al automovilístico. Arjun Appadurai defiende la generación de localidad como parte de la construcción social anclada en la vida urbana, en donde la participación y pertenencia política se entienden como compromisos que se renuevan diariamente. Los textos compilados muestran también ejercicios pragmáticos de innovación urbana, como el emprendido en Bogotá por Antanas Mockus. Con estas propuestas de metamorfosis urbana entendemos en términos generales que la transformación de la ciudad está necesariamente ligada a la participación ciudadana como proceso activo de adherencia y de compromiso cotidiano.